Como artistas de microblading, lo que buscamos en cada trabajo es lograr una buena retención de color, ¿verdad? Pero a veces esto nos puede resultar difícil ya sea por el tipo de piel del cliente o por la falta de cuidado adecuado. Aunque estos variables podrían estar fuera de nuestro control, aquí te presentamos unos tips/consejos que les podrían resultar útiles a la hora de buscar maximizar la retención de color.


1.    Hacer uso de una Máquina
El trabajo de la máquina no sólo asegura una mayor retención de color al implantar la tinta a una mayor profundidad, pero causa menos daño a la piel, lo cual resulta en menor cicatrización, mayor comodidad de experiencia, y un trabajo sanado más vibrante para sus clientes.


2.    Utilizar blades o agujas de alta calidad
Aunque realizes procedimientos manuales de microblading o hagas uso de una máquina para realizar diversos tipos de trabajos cosméticos, siempre es importante usar blades o agujas de una marca o un distribuidor reconocido que asegura productos desechables ultra-filosas, de la mejor calidad, y sellados con número de lote y fecha de elaboración y caducidad.

3.      Lograr strokes finos y saturados
Para empezar, para conseguir una mayor fijación es muy importante estirar muy bien la piel durante la realización del procedimiento. Lo que sigue es asegurarnos de mantener nuestro blade a un ángulo de 90 grados para así poder lograr strokes súper finos y marcados. Si inclinamos nuestro blade hacia un lado, esto provocará strokes gruesos, borrosos, o corrida de la tinta. Asegúrense de hacer los strokes lentamente y con presión uniforme.

4.     Utilizar un sellador de pigmento
El sellador de pigmento es un sellador líquido que se usa durante y después del procedimiento para lograr una mayor retención de pigmento. Resulta muy útil para las pieles más grasosas y resistentes.